+DeportesBéisbolLiga Venezolana

Bob Abreu: “Seré fanático de Leones toda mi vida”

bob abreu

Es la hora de decir adiós a uno de los peloteros venezolanos más sobresalientes.

La carrera de Bob Abreu llega en la tarde del sábado a su fin después que los Leones del Caracas enfrenten a los Bravos de Margarita, en el último encuentro de ronda regular para los melenudos, quienes aún tendrán que esperar la combinación de resultados de las tres últimas jornadas de nuestro béisbol para saber si obligan un juego extra o se despiden hasta el 2015.

En ese sentido es posible que el de este domingo sea el último juego de la carrera del tercer venezolano con más hits en la historia de las grandes ligas.

Los capitalinos, ante el escenario incierto, decidieron realizar un homenaje, antes del careo dominical, al único criollo que ha logrado 30 bases robadas y 30 jonrones en una misma campaña de las mayores.

El jardinero derecho, ganador de un guante de oro en 2005, nos atendió para completar un proyecto que realizamos para la Universidad Católica Andrés Bello sobre su exitosa carrera en Venezuela y Estados Unidos, gracias a la gestión de René Rincón.

Esta es la entrevista completa.

  1. Ahora que anunció su retiro del béisbol y está en los últimos juegos con los Leones del Caracas, ¿Ha tenido la oportunidad de sentarse a revisar todo lo que ha logrado en el béisbol?

De anunciar el retiro lo había pensado hace tiempo. De verdad que tomar y pensar que es lo que va a ser, hasta los momentos, no me he puesto a reflexionar que es lo que va a ser. El último día, el 28, que sea el día del retiro después de ahí es que vendrán todas las remembranzas y vendré a reflexionar un poco con todo lo que ha sido mi carrera.

  1. ¿Le sorprende haber logrado tantas cosas?

Yo diría que el trabajar duro, buscar las consistencia, buscar siempre alcanzar metas fue lo que me ayudó a alcanzar los números que logré en el béisbol profesional y en las grandes ligas.

  1. ¿Recuerda el momento cuando descubrió que sólo quería jugar béisbol?

Eso fue a la edad de 17 años. Aunque vengo jugando béisbol desde los seis o siete años de edad. Yo diría que cuando decidí ser profesional y buscar alcanzar las metas sería ya a los 17 años cuando viajé a Estados Unidos y estaba en Kissimmee, en mis campos de entrenamiento, y tuve la oportunidad de ver los juegos de grandes ligas.

  1. ¿Fueron los Leones del Caracas el equipo de su niñez?, en caso de ser negativa la respuesta, ¿Cuál fue?

(Risas) Eso lo dije hace tiempo. Creo que cuando era un chamo me gustaba los Navegantes, me gustaba el Magallanes. Después que paso a formar parte en 1991 a los Leones del Caracas ya cambian todas las cosas porque ya es una responsabilidad. Tengo pasión por el béisbol, represento a los Leones del Caracas y hoy en día todo cambió. Ya ahora soy de los Leones del Caracas y seré fanático toda mi vida de los Leones del Caracas.

  1. El número 53 ha estado con usted en toda su carrera, excepto en los Dodgers, ¿Qué significado tiene para usted ese número?

El número 53 fue el primer número que me dieron aquí en los Leones del Caracas. Quise utilizar el mismo número en las grandes ligas y lo usé en todos los equipos donde estuve. En los Dodgers no pude utilizarlo porque ese número estaba retirado y por esa temporada utilicé el número 23.

  1. Fueron los Astros de Houston su equipo original en los Estados Unidos, ¿Cuan difícil fue saber que no fue protegido y luego tomado por los Devilrays de Tampa Bay en el draft de expansión y luego enviado a Filadelfia?

No fue tan difícil. Habían oportunidades ahí con Tampa Bay y los Diamondbacks que eran el momento del draft en esa etapa y más bien sabía que con Houston no iba a tener mucha oportunidad de jugar en grandes ligas. Estaba pensando que si me agarraba Tampa Bay o Arizona podía tener oportunidad de jugar. Pasó eso con Tampa Bay y después a las dos horas me cambiaron a Filadelfia que me dieron la oportunidad de jugar todos los días.

  1. Si tuviera que enumerar los tres momentos más grandes que se lleva en su paso en el béisbol, ¿Cuáles serían?

¡Wow! El momento que firmé para el béisbol profesional y viajé para los Estados Unidos. El momento en que llegué a Grandes Ligas (1996) y uno de los momentos que di 30-30. En ese instante mi mamá estaba ahí conmigo en Miami y pude lograr la hazaña estando ella presente.

  1. Aquel día en el jonrón derby, ¿Imaginó usted que podía imponer todos esos récords?, ¿Puede revivir ese día?

No, para nada. Jamás me cruzó por la mente. Solo quería representar al país, como debe ser. Buscar de ganar la corona pero en ningún momento pero jamás me pasó por la cabeza que podía lograr una hazaña como hice ese día.

  1. Si tuviera que elegir el batazo más importante que dio en su carrera, ¿Cuál sería?

(Risas) Todos son importantes. Todos para mí son importantes porque cada uno llevan una etapa, un momento del juego y algo que marcó una etapa diferente. Yo te respondería que todos los batazos.

  1. ¿Recuerda aquel jonrón contra Tim Crabtree en el sexto juego de la final de 1998?, ¿Puede revivir cómo vivió ese turno?

¡Wow! (Risas) No me acuerdo (Risas). Hay jonrones que se te pasan por la mente y de verdad que acordarme de todos los batazos y jonrones es difícil.

  1. ¿Cuál ha sido el momento más difícil de su carrera?

El año pasado cuando estaba sin trabajo que tomé la decisión de estar un año ausente y volver a las grandes ligas para lograr retirarme. Fue un año bastante difícil, donde hubo muchas etapas, tropiezos pero con perseverancia y el camino del Señor uno siempre alcanza y llega a las metas. Para mí es como tomar uno de los momentos más difíciles.

  1. ¿Cuál considera usted qué fue el lanzador que más le costó enfrentar?, ¿Por qué?

Hubo varios: Tom Glavine y Pedro Martínez, a pesar de que le di un jonrón, fue uno de los más difíciles porque mantenía todos los pitcheos bajos, movía muy bien el comando. Tenía una buena recta y uno de los mejores cambios que he visto, una buena curva, un buen slider. Esto hace que el ajuste que puedas agarrar con él sea bastante difícil.

  1. Revisando sus números, resalta que siempre le bateó bien a Greg Maddux, ¿Sabía eso y a qué cree que se debe?

(Risas) Greg Maddux siempre era un pitcher que estaba en la zona. Lanzaba muchos strikes y buscaba estudiar mucho al pitcher contrario y la manera de atacarlo a él fue buena. Fue un buen trabajo que hice al respecto porque él tenía una forma de lanzar un pitcheo, ponerse arriba en la cuenta y después terminaba con otro pitcheo. Ahí pude buscarle la vuelta de cómo batearle. No sabía que le había bateado bien a Greg Maddux.

  1. Usted es uno de los pocos que ha podido vivir dos de las más grandes rivalidades del béisbol. En Estados Unidos con los Yankees y Boston. En Venezuela con Caracas vs Magallanes. ¿Cómo compara ambas rivalidades?, ¿Disfrutó alguna más que otra?

Las dos son fuerte. Son dos rivalidades sabrosas, son dos rivalidades en las que cualquier pelotero quisiera estar. En Estados Unidos, Yankees vs Boston, no es tanta bulla como la hay aquí en Venezuela, en el Caracas vs Magallanes, que la gente por cada hit, por cada jonrón, por cada batazo y out que se forma siempre está ansiosa, pegando gritos, apoyando al equipo. No quiere decir que Boston y Yankees no apoyan a su equipo pero sientes un poco más de fuerza de este lado por la manera de ser de los latinos y como disfrutan el juego.

  1. ¿Hubo algún mánager en particular con el cual disfrutara más jugar?, ¿Por qué?

Yo diría que todos porque todos tenían su manera de ser. Terry Francona, Larry Bowa, Joe Torre, Don Mattingly, Joe Girardi, Dave Hudgens, Terry Collins, quien fue mi mánager dos veces. Cada uno tenía una personalidad diferente y siempre me las llevé muy bien con ellos.

  1. Si tuviera que elegir una alineación hecha con jugadores que hayan sido sus compañeros, ¿Cuál sería?

¡Wow! José Reyes como primer bate, Derek Jeter segundo bate, tercer bate Miguel Cabrera, cuarto Alex Rodríguez, quinto Robinson Canó, Víctor Martínez estaría ahí. (Risas) Hice mi cruce hasta ese turno. Hasta ahí te puedo dar.

  1. A pesar de su gran año con Leones en 2013 decidió retirarse este año, ¿En qué momento se percató qué era momento del adiós?, ¿Qué tan difícil fue tomar la decisión?

Ya lo venía pensando, como dije al comienzo. Quería retomar, volver a las grandes ligas y retirarme allá. Y después de hacerlo en las grandes ligas, hacerlo aquí en mi país. Para mí no fue fácil tomar una decisión de retirarme, decirle adiós a algo que disfruto y lo llevas en las sangre, en las venas pero hay momento que tienes que pensar que viene una generación de relevo, la cual tiene que tener sus responsabilidades y uno también saber hasta cuando puede dar. Así que yo decidí tomar el retiro, terminar de jugar béisbol y comenzar otra faceta.

  1. Su último turno con Leones está próximo a ocurrir, ¿Cómo se imagina ese momento?

No sé (Risas). He tratado de tomar las cosas con calma, sé que ya quedan dos partidos y es difícil responder eso. Hasta los momentos estoy bien (risas). Creo que el 28, fecha del último partido, no sé como voy a estar.

  1. ¿Qué objetos de su carrera guarda con más valor en su casa?

Mi primer hit de las grandes ligas, mi primer hit del béisbol profesional, el bate que usé por primera vez en las grandes ligas, premios que me he ganado en las grandes ligas: el guante de oro, el trofeo del jonrón derby y dos relojes que me dieron por ser jugador del mes.

  1. ¿Qué considera que le faltó por hacer en el béisbol?

Creo que nada. Disfruté mucho el béisbol profesional venezolano. Te diré que no me faltó nada. Todo lo que se vivió en mi carrera fue divertido y la dejo hasta ahí.

  1. Desde hace algunos años ha incursionado como ejecutivo en el baloncesto venezolano, ¿Cómo surgió ese interés en adquirir a un equipo de la LPB?

Siempre me han gustado los negocios. Desde chamo siempre quise incursionar en el mundo empresarial. Se presentó en ese momento la oportunidad. Me comentaron que estaban vendiendo el equipo de Panteras (de Miranda). Claro me gustaba más el de béisbol (risas) pero no había ningún equipo de béisbol. En ese momento cuando me comentan lo de Panteras, dije déjame estudiar el caso a ver cómo es y tomé ese reto. Sé que es un equipo de tradición, que ha gustado mucho en el transcurso de los años en el baloncesto y quise tomar ese reto de realzar el equipo y buscar de darle la satisfacción a los fanáticos de ganar campeonatos y no como jugador sino como dueño.

  1. Como presidente de la LPB, ¿Cuáles son sus metas principales para seguir creciendo como liga?

Hay muchas. Estoy estudiando muchos casos en la parte del fanático, en la parte de seguridad para la fanaticada para que puedan ver un buen espectáculo. Hay muchos puntos que no te puedo dar ahorita porque ya saldrán las informaciones (risas) pero sí vamos a trabajar mucho con la afición, con la seguridad, crear un buen espectáculo. Se van a trabajar muchos puntos importantes para crear un buen espectáculo y realzar otra vez la LPB.

  1. Una de las cosas que más preocupación genera entre los aficionados de los distintos deportes de nuestro país es el flagelo de la violencia, ¿Cómo cree que se pueda combatir dicho mal?

Con información educativa, con consciencia, las cuales van a darte el motivo de ser un buen fanático y un buen ciudadano. Decirle no a la violencia y si al deporte. Ayudarnos mutuamente, compartir y estar entre familia.

  1. Una vez que se consuma su retiro, ¿Sueña con tener una posición similar de gerente en el béisbol venezolano?

No sé, si se da una oportunidad de un equipo de béisbol, me encantaría. Como en el baloncesto soy dueño de un equipo, en el béisbol no se ha presentado ninguna oportunidad pero me gustaría, hasta los momentos, ser un instructor de bateo.

Por: Marcos Grunfeld
Lavinotinto.com

Loading...

lea también

lavinotinto.com
Sitio web de fútbol venezolano. Ganamos 4 premios Lomejorde.com como la mejor página de fútbol del año, además de un premio UNICEF y varios de la FVF.
#Deportweet 2012

LAVINOTINTO.COM
MARCA Y TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS POR JUAN CARLOS RUTILO
© 2002-2016

SERVICIOS INFORMATIVOS LAVINOTINTO.COM C.A.
R.I.F. J-29493505-2.
EDITOR@LAVINOTINTO.COM
MERCADEO@LAVINOTINTO.COM

Síguenos